BPM: QUÉ ES Y PARA QUÉ SE UTILIZA

Autor

Escrito por

enero 9, 2024

Categorias:

Explora el concepto de BPM y su aplicación en casos prácticos. Descubre cómo optimizar procesos empresariales de manera efectiva

BPM, o Business Process Management (Gestión de Procesos de Negocio), es una disciplina que se utiliza para diseñar, modelar, ejecutar, supervisar y optimizar los procesos empresariales de una organización. Su objetivo principal es mejorar la eficiencia, la agilidad y la eficacia de los procesos, permitiendo una gestión más efectiva y una adaptación rápida a cambios en el entorno empresarial. Con herramientas como la notación BPMN (Business Process Model and Notation), las organizaciones pueden visualizar y controlar sus procesos, identificar áreas de mejora y automatizar tareas para lograr una operación más eficiente y orientada a resultados.

BPM o Business Process Management

Los procesos de negocio constituyen el núcleo de toda organización. Deben funcionar de forma óptima para que se cumplan los objetivos definidos y las empresas se distingan de sus competidores a largo plazo. Los sistemas de control de procesos de negocio como base de la transformación digital son la clave del éxito: con una visión digital de toda la compañía, las empresas revisan y mejoran continuamente sus estructuras y procesos, identifican nuevos potenciales y áreas de negocio, y pueden utilizar la información obtenida para alinear sus ofertas con los deseos de sus clientes, entre otras ventajas de las BPM. De este modo, tras identificar cada proceso de negocio, se consigue una total transparencia en todos ellos, aumentando la velocidad de los procesos y reforzando su flexibilidad mediante la automatización. Esta mejora de la comprensión y la optimización y automatización continuas de los procesos reduce considerablemente los errores y ahorra tiempo.

Los nuevos retos y las tendencias del mercado en la industria, pueden dominarse de forma estructurada con un sistema BPM y establecerse como nuevos modelos de negocio. La gestión de los procesos de negocio representa la base elemental para una mayor productividad y eficiencia en la empresa y, en consecuencia, es indispensable para estar al día y seguir teniendo éxito en el mercado a largo plazo.

Tipos de Herramientas BPM

Existen varios tipos de herramientas BPM (Gestión de Procesos de Negocio) que se adaptan a diferentes necesidades y enfoques dentro de esta disciplina. Algunos de los tipos comunes de herramientas BPM incluyen:

Herramientas de Modelado BPM:

Permiten a los usuarios diseñar y visualizar gráficamente los procesos empresariales utilizando notaciones estándar como BPMN.

Plataformas de Automatización BPM:

Facilitan la ejecución automatizada de procesos empresariales, gestionando flujos de trabajo, asignación de tareas y manejo de excepciones.

Herramientas de Simulación BPM:

Ayudan a simular el rendimiento de los procesos antes de su implementación, identificando posibles cuellos de botella y mejoras.

Sistemas de Monitorización:

Permiten supervisar en tiempo real la ejecución de procesos, proporcionando información sobre el rendimiento, el tiempo de ciclo y otros indicadores clave.

Herramientas de Análisis BPM:

Facilitan el análisis de datos y métricas relacionadas con los procesos, ayudando a identificar oportunidades de mejora y tomar decisiones informadas.

Plataformas de Colaboración BPM:

Fomentan la colaboración y comunicación entre equipos que trabajan en procesos específicos, mejorando la eficiencia y la alineación.

Herramientas de Gestión de Reglas de Negocio (BRM):

Ayudan a definir, gestionar y aplicar reglas empresariales de manera coherente en los procesos.

Plataformas BPM Ágiles:

Se centran en la flexibilidad y adaptabilidad, permitiendo cambios rápidos y continuos en los procesos en respuesta a las demandas del negocio.

La elección de la herramienta BPM adecuada dependerá de los objetivos específicos de la organización y de la etapa del ciclo de vida de BPM en la que se encuentre.

BPM No Code

El término “BPM No Code” se refiere a soluciones de Business Process Management que no requieren programación o codificación extensa para su implementación. Estas herramientas están diseñadas para ser utilizadas por usuarios sin habilidades de programación avanzadas, permitiendo que aquellos con conocimientos empresariales y operativos puedan diseñar, modelar y automatizar procesos sin depender de desarrolladores de software.

En el contexto de No Code, las plataformas BPM facilitan la creación y personalización de flujos de trabajo y procesos utilizando interfaces visuales, funciones de arrastrar y soltar, y configuraciones intuitivas. Esto acelera el desarrollo y la implementación de procesos empresariales, democratizando la gestión de procesos y permitiendo una mayor agilidad en la adaptación a cambios en la organización.

Las soluciones BPM No Code son especialmente útiles para aquellas organizaciones que buscan una implementación rápida y ágil de procesos sin depender de recursos de desarrollo especializados. Facilitan la participación activa de usuarios empresariales en la mejora y automatización de los procesos, contribuyendo a una mayor eficiencia operativa.

BPM Low Code

“BPM Low Code” se refiere a soluciones de Business Process Management que utilizan enfoques de desarrollo de “Low Code”. Estas herramientas están diseñadas para simplificar y acelerar el proceso de diseño, implementación y automatización de procesos empresariales, minimizando la necesidad de codificación manual extensa.

En un entorno Low Code, las plataformas BPM proporcionan interfaces visuales, funciones de arrastrar y soltar, y configuraciones intuitivas que permiten a los usuarios, incluso aquellos con habilidades técnicas limitadas, construir y personalizar flujos de trabajo y procesos. La codificación manual se reduce significativamente, lo que facilita la participación de usuarios empresariales en el diseño y la mejora de procesos.

BPM Low Code ofrece ventajas como una implementación más rápida, mayor flexibilidad para realizar cambios en los procesos y una participación más activa de los equipos no técnicos en la gestión de procesos. Esto es especialmente beneficioso para organizaciones que buscan una solución ágil y adaptable para optimizar sus operaciones.

BPM No Code VS BPM Low Code

Para empezar, el Low Code requiere cierta habilidad de codificación, mientras que el No Code no requiere ninguna habilidad en absoluto.

También, las herramientas Low Code suelen ser implementadas por profesionales de TI con cierto conocimiento de codificación, mientras que las alternativas No Code ofrecen a las empresas la misma solución sin necesidad de intervención de TI. Para las PYMES y otras empresas que enfrentan una falta de tiempo y talento en TI, la ausencia de código iguala el campo de juego.

Low Code

No Code

Incorporación / Tiempo de Valorización

Curva de aprendizaje más larga, con necesidad de incorporación. Aún más rápido que las opciones de desarrollo tradicionales.

Menos tiempo para construir, en comparación con el código bajo. Los procesos pueden estar activos y ser autosuficientes en un plazo de cuatro a seis semanas.

Habilidad de TI

Se requiere codificación, aunque la participación de TI es aún menor que la de las soluciones de software tradicionales desde cero. Bueno para PYMES con un equipo de TI más pequeño.

Se requiere una participación mínima de TI y sin codificación alguna. Otros usuarios empresariales pueden participar en el desarrollo con la funcionalidad de arrastrar y soltar de las herramientas sin código. Bueno para propietarios de pequeñas empresas, empresas que no manejan TI o simplemente aquellos que no tienen los recursos de TI para implementar nuevas soluciones.

Costo

Más rentable que el desarrollo manual debido a que requiere menos personal, recursos y mantenimiento.

La solución más rentable, diseñada específicamente para empresas sin una gran infraestructura de TI ni presupuesto.

Escalabilidad

Ofrece flexibilidad y escalabilidad, y la mayoría de las aplicaciones de Low Code son capaces de escalar un proceso empresarial.

Las herramientas sin código permiten que cualquier persona en la empresa impulse el cambio digital. Esto significa una rápida transformación en toda la organización.

BPM para mejorar el proceso de negocio

La implementación de Business Process Management o BPM se traduce en mejoras sustanciales en los procesos de negocio. Al automatizar tareas, eliminar redundancias y proporcionar visibilidad en tiempo real, BPM optimiza la eficiencia operativa. Su capacidad de adaptarse a cambios rápidos y facilitar la mejora continua asegura una gestión ágil y eficaz de los procesos. Además, la estandarización y documentación de procesos contribuyen al cumplimiento normativo y a una experiencia del cliente mejorada. En resumen, BPM es una estrategia integral para transformar y optimizar la operación de una organización.

Preguntas Frecuentes

BPM se refiere a “Business Process Management” o “Gestión de Procesos de Negocio”. Es una disciplina que busca mejorar y optimizar los procesos dentro de una organización. Esto implica el diseño, modelado, ejecución, monitorización y mejora continua de los procesos empresariales para lograr eficiencia, agilidad y resultados efectivos. Las herramientas y enfoques de BPM se utilizan para optimizar la manera en que una organización opera, fomentando la eficiencia y la adaptabilidad en un entorno empresarial cambiante.

BPM, o Business Process Management (Gestión de Procesos de Negocio), es una disciplina que busca mejorar y optimizar los procesos dentro de una organización. Implica el diseño, modelado, ejecución, monitorización y mejora continua de los procesos empresariales para lograr eficiencia, agilidad y resultados efectivos.

Algunos beneficios clave de utilizar BPM son:

– Eficiencia Operativa: Optimiza y automatiza procesos, reduciendo costos y tiempos de ejecución.

– Agilidad Empresarial: Facilita la adaptación rápida a cambios en el entorno empresarial y requisitos del mercado.

– Visibilidad y Transparencia: Proporciona visibilidad en tiempo real sobre el estado de los procesos, mejorando la toma de decisiones.

– Mejora Continua: Identifica áreas de mejora y fomenta una cultura de mejora continua en la organización.

– Cumplimiento Normativo: Estandariza procesos, facilitando el cumplimiento de normativas y políticas.

– Experiencia del Cliente: Optimiza procesos orientados al cliente, mejorando la experiencia del cliente y la satisfacción.

– Colaboración Mejorada: Promueve la colaboración entre equipos al proporcionar una visión compartida de los procesos.

– Innovación: Facilita la introducción eficiente de nuevas ideas y prácticas innovadoras en los procesos.

BPM, al enfocarse en la gestión efectiva de los procesos, contribuye significativamente a la eficacia operativa y a la capacidad de adaptación de una organización.

Existen varios tipos de BPM, entre ellos:

– BPM Horizontal: Procesos comunes a diversas industrias.

– BPM Vertical: Orientado a una industria específica.

– BPM Analítico: Utiliza análisis de datos.

– BPM Colaborativo: Mejora la colaboración entre equipos.

– BPM Documental: Gestión de documentos en procesos.

– BPM Integrativo: Busca integrar sistemas y tecnologías.

– BPM de Recursos Humanos: Especializado en procesos de RH.

– BPM de Comercio Electrónico: Optimiza procesos de empresas de e-commerce.

Estos tipos de BPM se seleccionan según los objetivos y la naturaleza de los procesos que una organización busca mejorar y optimizar. Es importante elegir el enfoque adecuado para abordar las necesidades específicas de cada situación empresarial.

¿Aun no estas seguro?
× Escríbenos